COMO COMBATIR LOS PROBLEMAS DE CASH FLOW

¿Puedes ver el orden en el caos? ¿Te resulta fácil identificar patrones y hacer conexiones?

Los patrones y las tendencias son extremadamente útiles en los negocios porque pueden ayudarte a encontrar y resolver problemas o predecir lo que tiene que venir.

Y saber lo que va a ocurrir es realmente importante ¿verdad?

Puede ayudarte a planificar de manera más efectiva, gastar recursos con prudencia y evitar errores costosos que podrían perjudicar al cashflow de tu empresa.


Hace unos años, un estudiante canadiense de 15 años llamado William Gadoury se convirtió en noticia principal por descubrir toda una antigua ciudad maya, simplemente mirando las estrellas a través de Google Earth desde su habitación.

Tres años antes, cuando William tenía solo 12 años, se interesó en la civilización maya. Cuando comenzó a aprender y a profundizar en la historia de esta interesante civilización, comenzó a preguntarse por qué los mayas construyeron sus ciudades lejos de los ríos(no siguiendo el patrón europeo), sino que construían en áreas remotas o en las montañas.

Este extraño comportamiento contrario a lo habitual lo llevó a comenzar a estudiar los patrones de las ciudades junto con 22 constelaciones mayas. Inmediatamente vio algunos enlaces, y cuando superpuso las constelaciones sobre un mapa de la península de Yucatán, se alinearon perfectamente con 117 antiguas ciudades mayas.

También descubrió que las estrellas más brillantes se unían a las ciudades más grandes. De hecho, fue la primera persona en la historia en hacer esta conexión. Posteriormente identificó que una de las constelaciones constaba de tres estrellas, correlacionadas con solo dos ciudades conocidas en el mapa. Entonces, planteó la hipótesis de que podría haber una ciudad no descubierta todavía, en ese tercer lugar.

William contactó con la Agencia Espacial Canadiense, que organizó los satélites de la NASA y JAXA para proporcionar tomas aéreas de la ubicación exacta donde William pensó que podría estar la ciudad perdida.

Los científicos quedaron impresionados cuando encontraron evidencia de una pirámide grande de 86m de altura y 30 edificios previamente descubiertos, exáctamente donde William predijo que la ciudad estaría.

Si un niño de 12 años puede descubrir una ciudad entera perdida en la maleza simplemente examinando las estrellas en un mapa en su habitación, ¿Qué podrías descubrir al observar más de cerca los estados financieros de tu empresa?


¿Dónde podemos encontrar patrones y qué podemos deducir de ellos?

Es posible que te sorprenda descubrir que existe un patrón (una relación matemática) entre tus ventas, ganancias y flujo de caja. Si examinas la relación existente entre estas tres cifras podrás descubrir cuál es la situación financiera de tu empresa y su viabilidad.

Ejemplo:

  • Ventas 250.000 €
  • Beneficio 50.000 €
  • Flujo de caja 10.000 €

¿Cuál es la relación entre estas tres cifras?

Echemos un vistazo más en profundidad al patrón que sigue este ejemplo… las matemáticas nos dicen que, por cada 1 € en ventas, se obtienen ganancias de 0,20 € y se genera un flujo de caja de 0,04 €.

¿Pero son 0,04 € (por cada 1 € de ventas) suficientes para pagar impuestos (IVA, retenciones pagos a cuenta, otros tributos locales…), seguridad social, salarios y los costes operativos actuales?

La respuesta es no. Con 0,20 € en ganancias por cada euro en ventas, probablemente deberías más de 0,08 € solo en impuestos, además de que tienes que seguir pagando todas las demás facturas para mantener a flote tu empresa.

Entonces, ¿Qué ocurre si gastaste mucho dinero en relaciones públicas, publicidad o redes sociales y duplicas tus ventas?

¿Más clientes solucionarían tu problema de flujo de efectivo?

Ejemplo:

Tus ventas se incrementan y tus cifras pasan a ser las siguientes:

  • Ventas 500.000 €
  • Ganancia de 100.000 €
  • Flujo de caja 20.000 €

Han aumentado significativamente las ventas, pero recuerda, encontrar nuevos clientes potenciales supone incurrir en más costes. Además, ahora debes 40.000 € en impuestos, que es mucho más que el flujo de caja generado (20.000 €).

Haciendo la misma operación que antes, descubrirás rápidamente que la relación matemática entre las tres cifras realmente no ha cambiado. Aún tendrías 1 € de ventas, 0,20 € de ganancias y 0,04 € de flujo de caja. En este caso, ha empeorado la posición general, porque ahora necesitas aún más flujo de efectivo para solucionar la situación.

Hay veces que las hojas de cálculo están sobrevaloradas, en realidad no necesitas una hoja de cálculo elegante para predecir tu flujo de efectivo con un grado razonable de precisión: solamente necesitas entender la relación existente entre estas tres cifras de tu negocio.

Una vez identificado el patrón, podrás evaluar si tu negocio es solvente y viable. Y si no es así, significa que debes concentrarte este mes en hacer que tu modelo de negocio sea el correcto, lo que te permitirá evaluar lo que necesitas hacer para crecer de manera rentable y segura.

Si actualmente generas un flujo de efectivo de 0,04 € por cada 1 € de ventas y 0,20 € de ganancias, debes saber que tu empresa tiene un problema en su modelo de negocio y un pricing erróneo que tienes que solventar.

Acabas de detectar un problema y arreglarlo ahora es tu prioridad número uno.

Tómate tu tiempo hoy para revisar tus cifras de ventas, ganancias y cashflow, y descubre el patrón que te impide pagar las facturas cada mes. Si no encuentras el tiempo para hacerlo cuanto antes, estarás perdiendo la oportunidad de encontrar el diamante en bruto en tu empresa o como decimos en Enzimum el “Gold” de tu negocio.  Y recuerda, si un niño de 12 años sin experiencia previa en geografía, arqueología o astronomía puede descubrir una ciudad perdida en la jungla maya, imagínate lo que podrías descubrir al observar más de cerca las cifras de tu empresa.

Y si realmente el tiempo es un problema para analizar la situación financiera de tu empresa, Enzimum es la solución perfecta para ti, pruébalo gratis y descubre lo que podemos hacer por ti.

Escribe un comentario

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.