QUIERO COMPLEMENTAR MI PENSIÓN ¿CÓMO FUNCIONA UN PLAN DE PENSIONES?

Debido a las bajas tasas de natalidad con pronóstico decreciente y a los altos niveles de esperanza de vida con pronóstico creciente, la población está cada vez más envejecida y las previsiones apuntan a que esa horquilla se va a ir ampliando con el paso de los años. 

Este fenómeno demográfico afecta en gran medida a los ahorradores españoles. En España seguimos conservando un Sistema de Pensiones con aportación solidaria en lugar de un sistema de pensiones de aportación individualizada (como en Holanda, Reino Unido o Suecia), esto quiere decir que los trabajadores de hoy pagan las pensiones de jubilación de los pensionistas de hoy y que la pensión de jubilación de los trabajadores de hoy depende de los trabajadores que habrá cuando ellos hayan cumplido la edad de jubilación. 

A día de hoy el déficit de la Seguridad Social es alarmantemente alto, a cierre de 2017 el déficit de la tesorería de la seguridad social era de 24 mil millones de euros, un 14% más alto que en el 2016.  La Tesorería General de la Seguridad Social acumula un patrimonio neto negativo de 13 mil millones de euros en 2017, es decir,  la Tesorería General de la Seguridad Social se encuentra en quiebra técnica. 

 Ante la realidad de que 

  1. El Organismo que financia las pensiones de jubilación está quebrado y 
  2. Los gastos de la Seguridad Social crecen más rápido que los ingresos. 

Muchos trabajadores y empresarios se plantean …

¿Debería abrir un plan de pensiones para complementar mi pensión de jubilación?  

¿Qué es un plan de pensiones? 

Un plan de pensiones es un vehículo comercial de ahorro a largo plazo cuyo objetivo es acumular un capital, del cual se podrá disponer tras la jubilación con el objetivo de complementar la pensión de la Seguridad Social. 

¿Cómo funciona? 

Funciona a través de aportaciones periódicas y/o puntuales que el titular o partícipe deposita individualmente en un Fondo de Pensiones, siendo la aportación máxima anual de 8.000 euros. Además, las personas cuyo cónyuge no disponga de rendimientos netos del trabajo y/o sus rendimientos por actividades económicas sean inferiores a 8.000 euros pueden aportar al Plan de Pensiones del cónyuge un máximo de 2.500 euros anuales.  

El patrimonio del Fondo de Pensiones se custodia por una Entidad Depositaria, que suele ser una entidad bancaria especializada en banca de inversión. Esta entidad funciona como una gran caja fuerte que se encarga del depósito, administración, vigilancia del Patrimonio, cobro de aportaciones, recepción de dividendos, pago de prestaciones y cumplimiento de las órdenes de compraventa de valores, entre otras funciones, por las que cobran una comisión de depositaría.  

El Fondo de Pensiones está gestionado por una entidad Gestora de Fondos de Pensiones. Los gestores, se encargan de invertir los fondos siguiendo la política de inversión y los criterios de rentabilidad y riesgo definidos en el Plan de pensiones con el objetivo de maximizar la rentabilidad. Esta política de inversión depende del tipo de plan contratado, siendo los más habituales: 

  • Panes de renta variable: Fondos de Pensiones que invierten el 100% del capital en renta variable, tiene un perfil de riesgo alto. 
  • Planes mixtos: Fondos de pensiones que invierte un porcentaje en renta variable y otro porcentaje en renta fija, tiene un perfil de riesgo medio-alto. El porcentaje de inversión en renta fija vs. Renta variable suele oscilar en una horquilla que está definida en la Política de inversión del Plan. 
  • Planes de renta fija: Fondos de Pensiones que invierten el 100% del capital en renta fija, tiene un perfil de riesgo medio.  
  • Planes garantizados: Fondos de Pensiones que aseguran la devolución del 100% de los fondos aportados, perfil de riesgo bajo. 

El perfil de riesgo se debe ir adaptando conforme el titular se va acercando a la edad de jubilación, partiendo de un perfil de riesgo alto (un horizonte de inversión a muy largo plazo) y terminando con un perfil de riesgo bajo durante los últimos años precedentes a la jubilación. Las tres instituciones (Plan, Fondo y Gestora) están reguladas por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones y deben estar inscritas en los registros públicos de Planes de Pensiones, Fondos de Pensiones y Gestoras de Fondos de Pensiones.

A la hora de rescatar el plan, el titular obtiene el dinero aportado a lo largo de los años más la rentabilidad obtenida por el Equipo gestor del fondo, por lo que mientras se llevan a cabo las aportaciones, se paga una comisión de gestión o management fee. El rescate se puede percibir en forma de capital, en forma de renta vitalicia o en forma mixta, en función del impacto fiscal en el momento del rescate y la planificación financiera del titular. 

¿Cuáles son las ventajas de tener un plan de pensiones? 

Al margen de las ventajas de complementar la pensión de jubilación en un futuro, las cantidades aportadas anualmente al Plan de Pensiones tienen una ventaja fiscal en forma de reducción de la base imponible del IRPF. En función de la cantidad anual aportada al Plan de Pensiones (máximo de 8.000 euros) y de las remuneraciones percibidas como rentas del trabajo y/o de las actividades económicas como empresario o profesional, podríamos llegar a ahorrar anualmente hasta 3.600 euros.  

En este punto hay que hacer un inciso y es que ese ahorro hoy, realmente es un diferimiento del impuesto, el cual se pagará cuándo se rescate aplicando la normativa del impuesto del IRPF en el momento del rescate. En el caso de fallecimiento del titular, se entiende que el beneficiario ha rescatado el Plan y este tributará como rendimiento del trabajo en el IRPF del heredero y no en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones. 

¿Es seguro? Van a pasar muchos años hasta que me jubile ¿Y si quiebra la gestora? 

El Patrimonio de un Fondo de Pensiones es propiedad de sus partícipes, la entidad depositaria únicamente lo custodia y en caso de quiebra de esta, la entidad gestora lo traspasará a una nueva entidad depositaria, sin incurrir en ningún caso en un riesgo de crédito. Por otro lado, en el caso de que quiebre la sociedad Gestora del Fondo de Pensiones, el fondo pasará a ser gestionado por otra gestora previamente designada por la Dirección general de seguros y fondos de pensiones. En este sentido el único riesgo inherente a un plan de pensiones es el riesgo de mercado, es decir, el riesgo de que el gestor no obtenga la rentabilidad esperada o de que se produzcan perdidas porque el movimiento del mercado afecta negativamente a la estrategia definida por la entidad gestora.  

El tiempo no es un factor de riesgo a la hora de suscribir un Plan de Pensiones sino todo lo contario, cuanto antes se contrate y cuanto más tiempo se esté aportando al Plan menos arriesgado es, ya que el horizonte temporal de inversión es a largo plazo. Por este motivo, cuanto antes se abre un Plan de Pensiones más rentable es y más sentido tiene. 

Los Planes de Pensiones son propiedad del titular y por lo tanto este es libre de traspasarlos al Fondo de Pensiones que considere en cada momento, ya sea: por adaptación del perfil de riesgo; por la quiebra de la sociedad gestora o porque el equipo gestor no está obteniendo la rentabilidad esperada. 

¿Hay otras alternativas de ahorro de cara a mi jubilación? 

Por supuesto, cualquier instrumento de ahorro como pueden ser: fondos de inversión; fondos monetarios; depósitos; carteras de valores… Pueden servir como instrumento de ahorro de cara a la jubilación, pero sin disfrutar de las ventajas fiscales de reducir la base imponible general. 

Todos los instrumentos de ahorro son compatibles entre ellos, lo más importante es establecer una estrategia óptima de ahorro e inversión. 

Escribe un comentario

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.