VENTAJAS DE LA SOCIEDAD HOLDING

El concepto de holding, hace referencia a una sociedad dominante que lidera un grupo de sociedades dominadas o filiales. Pero…  ¿cómo funcionan?, ¿cuántos tipos diferentes de estructuras existen? , ¿cuáles son sus beneficios? Y ¿qué papel juega en la empresa familiar? 

¿CÓMO FUNCIONA UN HOLDING EMPRESARIAL? 

Una sociedad holding es aquella sociedad mercantil que actúa como cabecera de la estructura empresarial ejerciendo el control de la gestión de las sociedades dominadas a través de su participación directa en el capital, ya que es propietaria de la mayoría de sus acciones o participaciones. Las sociedades filiales o dominadas realizan una actividad económica “real” y tienen personalidad jurídica propia, es decir, son legalmente autónomas. 

Las principales ventajas para su creación son: 

  • Distribución de los beneficios de las sociedades a la holding a través de dividendos, evitando la doble imposición y permitiendo la redistribución de beneficios de empresas superavitarias a empresas deficitarias. 

El artículo 21 de la ley del Impuestos sobre sociedades nos dices que la holding estará exenta de tributar por los dividendos de sus filiales siempre que se cumplan, en líneas generales, los siguientes requisitos:

1. Poseer más del 5% de la filial o que se haya pagado por ella más de 20 millones de euros.

2. Si la filial es extranjera, esta ha debido de tributar en su país de residencia por impuesto de sociedades a un tipo de al menos el 10%.

  • El grupo empresarial no tiene personalidad jurídica en su conjunto, son las distintas sociedades que cuelgan de la holding las que ostentan la personalidad jurídica, esta diversificación nos permite aislar el riesgo ante posibles contingencias y que no afecte a todo el grupo.  

Esta ventaja es muy interesante y es muy importante entenderla bien. Imaginemos que somos dueños de el “Corte Escocés”, unos grandes almacenes que tienen tiendas por toda España y que se dedican a la comercialiazación de artículos de moda. Resulta que el «Corte Escocés» es uno de los mayores tenedores de inmuebles de toda España a parte de ser uno de los mayores vendedores de moda del país. Lo lógico en este caso es que el «Corte Escocés» divida sus unidades de negocio en dos, a través de dos sociedades distintas:

1. Comercialización de ropa y otros artículos de moda.

2. Arrendamiento de inmuebles.

De manera que si algún día se produce alguna contingencia y deja de ser el líder en España en venta de ropa, los problemas de esa unidad no salpicarán a los inmuebles que tiene en propiedad el grupo.

  • A pesar de la independencia de las empresas del grupo, el control económico lo ejerce la matriz y las decisiones estratégicas también, esta es otra de las ventajas. Una visión estratégica más amplia, una toma de decisiones más ágil, una trazabilidad de los planes y objetivos más transparente, evitando duplicidades y reduciendo la estructura de costes. 

Volviendo al ejemplo anterior, imaginemos que en la calle Serrano de Madrid el “Corte Escocés” tiene dos tiendas. Con la intención de revertir la mala situación económica de la compañía, el Consejo de administración toma la decisión de cerrar una de las tiendas de la calle Serrano y vender el local donde estaba esa tienda (no olvidemos que son sociedades distintas). Con la liquidez de la venta del local el Consejo de administración decide invertir en una nueva empresa, un ecommerce de artículos de moda.

  • Antes de comenzar una batalla siempre hay que saber dónde está la salida. Una de las ventajas que no mucha gente se plantea es… ¿Qué pasa si decido vender mañana una unidad de negocio?, la estructura “holding” es ideal porque simplifica al máximo posible el proceso de venta, permitiendo que el beneficio obtenido se reinvierta en el grupo sin tributar esa ganancia patrimonial en IRPF. 

Volviendo al caso del “El Corte Escocés”, la operación no habría sido nada ventajosa si no hubiese una sociedad holding, los socios habrían pagado IRPF por la venta antes de invertir en una nueva empresa.

  • Por último, el relevo generacional, sobretodo en el ámbito de grupos familiares se simplifica muchísimo, a la hora de hacer el reparto y de aplicar las reducciones.

Resulta que el “Corte Escocés” es una empresa familiar y desafortunadamente el máximo accionista ha fallecido. Gracias a la holding el reparto de acciones entre sus sobrinos es mucho más sencillo, además, las filiales cumplen los requisitos para estar exentas en el Impuesto sobre patrimonio y por lo tanto los sobrinos se benefician de una reducción del 95% en el ISD(Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones) y de la exención del grupo en el IP (Impuesto sobre Patrimonio).

Es muy común encontrar grupos empresariales con estructura de “peine”, dónde los socios son dueños a título personal de las empresas del grupo, sin tener en cuenta las ventajas de constituir una holding en la cabecera.

La figura del holding empresarial facilita la desinversión, permite reducir la estructura de costes del grupo, agiliza la toma de decisiones, aporta una visión más estratégica, diversifica riesgos y aporta ventajas fiscales, no solamente en el impuesto sobre sociedades sino también en el impuesto sobre el patrimonio y en el impuesto sobre sucesiones y donaciones de los socios.

Por esto es imprescindible para una empresa que quiere escalar y ascender a otro nivel, rodarse de expertos que le ayuden a llevar a cabo una planificación estratégica y fiscal, no solamente por el bien de su empresa sino por el bien de su patrimonio personal. 

Escribe un comentario

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.